Dólares vs competencia

400

El día de ayer hubo una noticia que conmocionó a todo el medio futbolístico, en especial el mexicano, Carlos Vela emigraría a la MLS  dentro de seis meses, su estancia en Europa está contada.

Sin duda la MLS es el lugar ideal para terminar tu carrera de futbolista, das lo último que te queda, algunos todavía llegan con un nivel bastante decente y aparte ganas muchos dólares, ¿pero qué pasa cuando  futbolistas en total plenitud, en el apogeo de su carrera deciden tomar esta decisión?

Así como en el futbol chino, jugadores jóvenes son seducidos por el dinero para participar en ligas de menor nivel, ligas donde si llega una gran figura no es tan exigida a como si lo estuviera en el Barcelona o el Madrid, ligas en las que el nombre importa mas que la competencia, donde la venta de playeras seduce mas que una filigrana.

Vela ya tomo una decisión, quiere emigrar al país de las barras y las estrellas donde  la liga aún sigue creciendo, falta mucho para que  la MLS se convierta en una liga de exigencia, el futbol no es su deporte primordial, prácticamente no hay afición que se indigne o sufra en carne propia la derrota de su equipo un paraiso para aquel que se quiere olvidar de la critica

Gio, Jona y Vela,  siempre han sido exigidos desde pequeños, los dos Santos  eran llamados a ser grandes figuras del Barcelonismo y terminaron saliendo del conjunto Blaugrana, Gio fue duramente criticado en la premier y rebajado a divisiones inferiores, anduvo vagabundeando  en varios equipos hasta que llego a Villarreal, donde logro mantenerse en un buen tiempo, siempre se ha esperado mucho de Gio, exigencia, críticas y chismes han rodeado su mundo y Gio decidió entonces alejarse  irse a un lugar donde el Futbol ni siquiera figura en los tres primeros deportes, gana bien y es feliz,  cualquiera daría lo mismo por estar ahí,  Gio cambio la competitividad por la comodidad, no sé si le interese la copa del mundo o no, pero en el Galaxy él es feliz, tanto que ya se trajo a Jonathan y ahora hasta a Vela.

Ellos han renunciado a la competitividad a la exigencia de los equipos de Europa, ellos ya planean su futuro a los 28, 29 o 30 años, ellos ya decidieron que el mejor lugar para jugar se llama Disneylandia en la MLS, su calidad no se acabara, pero su  exigencia se frenara,  no es de extrañar que los tres en su momento declinaron ir a la selección, y mucho menos es de extrañar que son los primeros en huir cuando se les critica el accionar, ¿quién los puede culpar de esta decisión?  Si te dicen ganaras una millonada, serás nuestra estrella,  nadie te criticara, mucho menos te fastidiaran  porque aquí el “Soccer” no es el deporte principal.

Hoy Carlos Vela dio un paso al costado diciendo “ya no quiero competir más ” rebajando su extraordinario nivel,  aceptando lo que una vez dijo, “yo juego porque es mi trabajo” y si te ofrecen un trabajo donde no te molestará

Dejar respuesta